Breve resumen de la obra del Dr. Ruben Omar Sosa

Ruben Sosa, nació el 17 /9/ 1957 en Buenos Aires. 

Médico Pediatra e Infectólogo, hace 25 años trabaja en el Hospital de Pediatría Dr. Pedro de Elizalde. Allí además de la atención a pacientes es docente de la Cátedra de Pediatría de la UNBA. Fué Infectólogo Pediatra en el Hospital Churruca donde recibió el Premio “Honor al Mérito”, otorgado por el amor y la dedicación brindada a los pacientes. Miembro de la Sociedad Argentina de Pediatria

El Día Nacional de la Donación de Organos recibió una distinción del INCUCAI de manos de su presidenta la Doctora María Baqué por su labor comunitaria. 

El Rotary Club de Avellaneda y a nivel provincial le otorgaron en el año 2000 premios por la labor comunitaria desarrollada. Asimismo las Entidades Patrióticas, en el Congreso de la Nación reconocieron un trabajo que él comparte con sus pacientes. 

Escritor, ha ganado los siguientes premios “Fundación Girve” por sus escritos en Anecdotario Médico, “Premio en Narrativa “ otorgado por la Asociación de Médicos Municipales de Ciudad de Buenos Aires en su cincuentenario y dos veces ganador en el certamen en la categoría “Cuentos” de la Asociación Medica de la Ciudad de Avellaneda. 

Colabora como columnista del Diario “La Ciudad“ de Avellaneda con sus “Historias de Cal y Arena”, “De oro y neblina” y actualmente las columnas que se presentan a concurso “Con los pies sobre la tierra y la mirada en el cielo” acerca del Proyecto Fénix. 

Escribió el libro “Historias de un Barrilete” cuyos derechos de autor fueron donados a la Casa Cuna y el libro “Historias de cal y arena”, primera y segunda parte, donados al Hospital Fiorito de Avellaneda y “De hieles y Mieles” tambien sus derechos donados a la obra de Don Orione. En los libros se recopila toda su obra periodística. 

Se reúne periódicamente a remontar barriletes con todos sus pacientes, y juntos hacen obras de bien público, en un espacio donde nada se compra y nada se vende.

En el año 1994 pensó en reunirse con sus pacientes; quería verlos cuando no estaban enfermos. Como una nueva forma de hacer Promoción y Protección de la Salud. Crea de esta manera una nueva relación a través del juego y ha elegido ese juguete milenario, económico, que une a la familia, que se “re-unen” una tarde de sol y viento. Los objetivos son múltiples, alejando así a sus hijos de las pantallas de televisión y de las computadoras y video juegos. Tienen como pantalla: el cielo. 

El Barrilete, de alguna manera amalgama a la familia, en el armando y en el remontado y tiene que ver con lo artesanal.

Desde entonces con diferentes temáticas se reúne con ellos, en la última participaron más de 6000 familias. 

Resumiremos algunas de la barrileteadas.

En 1997 les pidió que remontaran su barriletes y que le enviaran un mensaje –el mismo sube por el hilo hasta llegar arriba- en el mensaje decía, “Cuando crezcas no quiero que seas drogadicto” firmado mamá y papá. Repartió una carta que le quedaría al niño donde él como un observador y “escribano de los deseos de los padres” le certificaba que si, que era cierto, alguien que lo amaba había puesto en el cielo un mensaje elevado pidiendo que sus criaturas no cayeran en la trampa de la droga. 

En otra oportunidad año 1998 al ver que los padres ya no construian los barrilete sino que muchos lo compraban, les dio una invitación; era unas cañas que el mismo corto. Fueron mas de tres mil y las que entregó en cada consulta y el objetivo era además de invertir el tiempo en los hijos, demostrarles, que los niños pueden ser como las cañas, que pueden crecer, abandonadas, en la soledad de los baldíos o ser transformadas por arte de amor en un artefacto que vuela. 

A fines del año 1998 junto al grupo comunitario de PAMI, gestionó talleres de barriletes en diferentes geriátricos, les dio a cada uno de los abuelos el nombre de cada uno de sus pacientes y ellos lo pusieron en fuselaje del viajero, así se encontraron una tarde de sol frente al Hospital Garraham. El encuentro se llamó “Un abuelo, un padrino de Vuelo” y resultó que muchos niños terminaron “apadrinando” a esos “niños de tercera edad”. El tema fue la soledad. Jugaron juntos nada más, nada menos.

En 1999 se le ocurrió que la “pandilla barriletera” como él los llama, remontara nuevamente sus cometas... pero esta vez les pidió que lo donaran al viento. El lema fue “Donemos nuestro barrilete al viento; otro tal vez lo use” mediante el juego el niño y su familia, donarían generosamente, al viento, algo que les había dado placer, iría a otra persona, sin rostro, que lo recibiría. El tema y el objetivo fue fomentar “La donación de órganos” Se asocia entónces el INCUCAI y los niños que están en lista de espera y los transplantados, acompañaron en esa etapa. De esta manera se logró el objetivo: Concientizar, mucha gente se inscribió ese día en el único Stand que hubo en todas las barrileteadas; por que creemos conveniente aclarar en este punto que estos eventos son un espacio donde nada se compra y nada se vende, está prohibida la venta ambulante y cualquier tipo de propaganda. 

Este año en Avellaneda, rodeando a los terrenos de una laguna llamada “La Saladita Norte y Sur”, el 28 de Mayo y el 27 de Agosto, cada niño plantó un árbol y remontó un barrilete. El evento se llamó “Cielo y Tierra Unidos” en el marco del Proyecto LAURA, Los Arboles Urgente Reclaman Ayuda. Contó nuevamente con la colaboración del INCUCAI también organizó un taller de barriletes donde los chicos de dicha institución hicieron con sus propias manos sus juguetes voladores. Este año tambien se asocia el CUCAIBA quien también participó activamente. El día de la plantación a las 13 horas se reunieron. El terreno -en medio de una de las ciudades mas contaminadas del país-, estaba desierto... a las 16 Hs se habían plantado cerca de mil quinientos árboles en su mayoría autóctonos. Los niños crearon un bosque, de un día para otro, hicieron ecología con sus propias manos y cada uno puso su nombre en un tutor de madera que él les entregó durante un año en cada una de las consultas. También una carta donde se reflexiona sobre la trascendencia, el hecho de perpetuarse a través de la plantación de un árbol y de la más humanitaria expresión de la voluntad “La donación”. Esto se repitió en la laguna Saladita Norte pero esta vez 2000 niños plantaron árboles y se gestionó que 2000 familias de bajos recursos hicieran los barriletes, así se creó el primer bosque solidario de la República Argentina. 

Ellos crearon un “Anticementerio”. Quien más, quien menos, con menor o mayor compromiso, con poco o desmesurado dolor... ha tenido que estar en un entierro. Se suele hacer un pozo en la tierra y se deposita materia sin vida, muerta. Allí, en los cementerios uno sobrevive a sus muertos. En este evento se hizo un pozo en la tierra, se deposió algo vivo con el nombre de un niño vivo, algo que seguirá creciendo y que nos sobrevivirá a nosotros. Vida que da vida. Un árbol, miles de árboles... un bosque. Tomas Moro escribió una novela que llevaba el nombre un país imaginario donde todo era perfecto, su nombre es muy utilizado... ese día los niños, pisaron a traves del proyecto LAURA el suelo de UTOPIA.

Año 2001 realizó una barrileteada para concientizar sobre la discapacidad, “Todos tememos capacidades diferentes” era el lema, así gestionó talleres de barriletes con la asociación de esclerosis múltiple, la casa del Discapacitado, el cotolengo Don Orione y muchas otras instituciones. También Se reunió con los pacientes de su Hospital: la Casa Cuna para festejar 222 años, remontando barriletes en defensa del Hospital Público.

Reunió juguetes bélicos a cambio de un barrilte. Los juguetes fueron fundidos y transformados en platos para comedores infantiles. 

En el año 2002 realizó el evento llamado Remontemos la esperanza, en él se reclamaba que la medicación de los niños con cáncer fuese responsabilidad del estado, se remontaron barriletes verdes de esperanza. 

En ese año comienza a tomar forma otro Proyecto llamado E.P.O.P.E.Y.A. (Estamos Preparados Organizados Para Elevar Ya a Argentina) junto a la fundación ACCADI actividades comunes a capacidades diferentes, cruzaron la cordillera de los andes con niños discapacitados, hecho que se concretó en el Febrero de año 2003.

Ese año realiza el proyecto Libros (Libres con identidad buscaremos raíces en obras solidarias) logra junto a sus pacientes reunir 10.000 libros y se crea la primera biblioteca solidaria de la Republica Argentina, cada niño aportó un libro para la comunidad aborigen de Misión La Paz. 

En los años 2004 se dedica a realizar barrileteadas donde los niños prometían no fumar ni aceptar drogas, a la fecha más de 12 mil niños han firmado un diploma que se adjunta.

En el año 2005 lanza el proyecto E.D.U.C.A. (Estamos decididos unidos cambiando actitudes) Una campaña para formar conciencia que cualquiera puede ser portador del virus de HIV y la forma de evitar su contagio. Mas de 6000 familias asistieron .

En el año 2006 amplia el proyecto del año 2004 y 2005 y realiza una barrileteada nacional para prevenir drogadicción y tabaquismo y HIV. En diferentes partes del país se remontaron barriletes con la misma consigna.

Año 2007 Se decide a realizar el Proyecto Cruz del Sur, una biblioteca en cada punto cardinal del país , con la misma metodología reúne 17 mil libros y los lleva a una escuela que se incendio en el extremo sur del país, Santa Cruz, Los antiguos. Llamó a este tramo de la utopía “Proyecto Fénix”.

En Diciembre del Año 2008 Juntó libros para el extremo Oeste de esa cruz imaginaria llevando 25 mil libros para las escuelas de San Juan - Calingasta. 

A fines de Octubre del año 2009 se entregaron 50.000 libros para el último extremo, el Este, en escuelas de frontera de Villa Paranasito.

En todo el Proyecto Cruz del Sur de la Educacion se juntaron y entregaron mas de 100.000 libros...

Actualmente se siguen juntando libros (ya son mas de 4.000) que pasaran a formar parte de una nueva biblioteca en Villa Corina (Avellaneda).

Se recuerda que en las barrileteadas son espacios donde nada se compra y nada se vende, está prohibida la venta ambulante y todo tipo de propaganda.


Informes
rubensosa@gmail.com
TE (011) 4222-5300 cel (011) 155-3181051